Semillas (Ft. Bobby Castro, T Lopez) - C-Kan

Letra Semillas (Ft. Bobby Castro, T Lopez) - C-Kan

Hombres valientes, mujeres fuertes y niños héroes
robados de su niñez al ver que su pueblo muere
muerta la inocencia, sobrevives como puedes
México lindo y querido, hay como me dueles

También toas las otras partes del mundo
donde la gente sufre de tanta injusticia y falsas promesas
otros como borregos ciegos, tal vez sea por desesperación
o ignorancia siguiendo al falsos profetas

Dicen que la inocencia nunca es la solución
peo si no peleamos, corremos peligro de extinción
muchos por miedo, tampoco no levantan la voz
pero si nos callamos somos partes de la corrupción

Estoy consiente de que esto en la radio esto no va a tocar
por que no hablo del desmadre, nadie quiere escuchar
aunque el cántaro ya casi este a punto de reventar
nadie lo acepta y esa es la triste realidad

Escucha le llanto de mi gente, que triste melodía
miles de almas gimiendo y corazones sin guía
nos entierran, nos entierran, pero somos semillas
y del polvo vendré, a luchar otro día…

Señor enrique, de cabrones dime ¡no te da tristeza?
o no ves las noticias o que traes en la cabeza
o no eres mexicano o el chile ni te interesa
ver como le quitan a las familia, el pan de sus mesas

Descinformas al país, lo divides y lo traicionas
para después reprimir lo si con violencia racionan
estas son las canciones que no quieres escuchar
que me vas a censurar, pero te puedo jurar que…

Mis ideales siguen fieles
aunque nos falten más villas
aunque nos falten más mireles
una pistola, un salario mínimo, un uniformado
nunca rimaran con un pueblo mal informado

Por que en el rap, contar la verdad ese es mi deber
competir es hobbie, ten escucha este verso del Kan
le pones un coro y un verso de bobby y le cuentas
a los morros de mi tierra cunado crezcan que un día
cantamos por ellos, que luchen lo que merezcan

Escucha le llanto de mi gente, que triste melodía
miles de almas gimiendo y corazones sin guía
nos entierran, nos entierran, pero somos semillas
y del polvo vendré, a luchar otro día…